miércoles, 10 de abril de 2019

LA IGNORANCIA -1- ¿Por qué el esclavo ama al amo?



¿Por qué la gente vota a quién le explota?
¿Por qué el esclavo ama al amo?


¿A quiénes benefician las políticas del PP y de la derecha en general incluido C´s que no se sabe qué es?

Todo aparente misterio tiene su razón de ser, aunque sea difícil verla. 
Porque nos tienen los ojos enterrados en mentiras. Y el corazón acojonado. 
Porque quien tiene el poder gobierna la ignorancia, las trampas. 
Sembrar el desconocimiento a la vez que sembrar el miedo. Tapar la verdad y alimentar la mentira. 
No saber, no conocer, tener miedo a lo distinto, a lo nuevo. Ensalzar el refrán: “más vale lo malo conocido que lo bueno por conocer”.
Armémonos de valor. Desenredemos la madeja de las mentiras y de las verdades. No hay una sola causa. 
Miles de razones actúan entretejidas.

Comencemos teniendo en cuenta diversos aspectos.


Una de las claves la podemos ver en la extraordinaria novela de Miguel Delibes: “Los Santos Inocentes”, de la cual existe también una igualmente extraordinaria película. 

Ahí se ve como los esclavos aman al amo, porque no tienen otra cosa y porque han sido educados en el esclavismo desde tiempo inmemorial. 
Se educa en que ser pobres es una condición genética o de Dios, por la que no se puede hacer nada en contra. Solo alabar al amo que te da de comer, se cree. 

Los sirvientes o criados -esclavos encubiertos, en definitiva- pertenecen al amo, igual que las tierras, los utensilios de trabajo y los animales. Cuando se vende una finca con ella van incluidos todos: utensilios, animales y sirvientes. 
Solo se libra de esa idea esclavista, aquel que tiene otra cabeza distinta y por tanto otra mentalidad, una cabeza en la que no entra la enseñanza del amo, -considerada como una persona retrasada en la novela-, por lo cual no acepta las injusticias o caprichosas órdenes del amo, y por lo que acaba colgándole de un árbol. 

Y también se libran los que se van del cortijo y ven que hay otra vida distinta fuera de allí. 

La idea de que la pobreza es genética, de que uno es pobre porque no sirve para otra cosa se arrastra desde siglos. Uno ya nace siendo criado o sirviente de alguien al que considera superior. Pero, además, sus padres, abuelos y tatarabuelos también han sido sirvientes, con lo cual es muy difícil desprenderse de esa condición, máxime si además se es educado en esa imagen.
  
 





El 1% de la población detenta el 99 % de la riqueza. / El 99 % de la población sobrevive con las migajas y desperdicios que deja el 1 %. Esa es la distribución según todas las estadísticas. ¿Cómo es posible?

Las políticas e ideas del PP y de la derecha, solo benefician al 1% de la población, ese 1% que forma parte de quienes detentan el 99 % de la riqueza del mundo, y por concreción de nuestro país: España. A su vez, puede beneficiar también a quienes están dentro de esa órbita, medianos empresarios y arribistas que quieren hacerse ricos a costa de lo que sea, generalmente de la explotación de los demás.  Y que, aunque no detenten el 1% de la riqueza, actúan en esa dirección y con ese objetivo. Este porcentaje podría llegar al 10 % más o menos. En ello hay que incluir otros que viven del régimen establecido y de esa ideología: militares, policías, jueces, clero, caciques, y profesionales, que como señala Vicens Navarro, no solo viven de ese 1%, sino que son quienes transmiten y promocionan la ideología consiguiente. ¿Entonces, por qué a estas alturas con todos los datos conocidos de corrupción, sobre todo, siguen sacando mayoría?  Hagamos un breve recorrido por algunos puntos.



El PP, partido populista, demagogo, mafioso.


El PP –Partido Popular- es el partido más populista, como se puede determinar (1) por su misma denominación; ¡qué mayor populismo que llamarse popular! (2) porque su denominación es lo más contrario a su política; una política que beneficia solo al 10% no se le puede llamar popular; (3) porque Populismo es demagogia, -decir lo contrario de lo que se hace, pero que la gente querría que se hiciera; Ahí radica una gran mentira; mentira en el nombre, en el discurso, en sus objetivos. Pero, es que, sin la mentira, el PP -ni la derecha en general- no podría existir. Si dijera realmente lo que piensa nadie le votaría, casi nadie. La verdad sería llamarse partido empresarial, partido capitalista, o peor aún, partido mafioso, porque se lucra de la extorsión, la corrupción, del robo, de la infamia, de la mentira, de la apropiación del dinero público. Y aquí no acaba la lista. Esta es interminable.

PP – partido neoliberal = capitalista

El PP es un partido que forma parte del llamando neoliberalismo. Esta denominación, de por sí es un “eufemismo” –palabra edulcorada, o “bonita” que encubre o tapa, otra que está mal vista-. Neoliberalismo se llama ahora a lo que siempre se ha llamado capitalismo. Mejor dicho, el neoliberalismo es la fase bruta del capitalismo. Decir capitalismo se ha vuelto un tabú por el desprestigio que ha adquirido. Por ello se busca otro nombre que aparente ser otra cosa. –esto es el neo-lenguaje- Es una táctica vieja muy utilizada por la política: cambiar la denominación para esconder el verdadero significado del concepto y del hecho. Liberal, como procede de la palabra libre, aparenta dar una cara de libertad. Pero no es la libertad de los hombres ni de los derechos humanos, sino la libertad del capital. La libertad del rico, del que tiene dinero para hacer y deshacer. (Un ejemplo claro de esto son las democracias donde en teoría todos tenemos los mismos derechos. Pero quienes pueden acceder a ellos son quienes tienen el dinero: tener abogados para ganar los pleitos.) La libertad del gran capital, porque el grande se come al chico. Y la libertad del capital solo la detenta claramente ese 10% de la población señalado, que se ha hecho el dueño del 90 % de la riqueza mundial. Por cierto, hay que subrayar que C´s, se denomina claramente liberal. Por lo que acabamos de decir queda entendido quién es C´s.

Neoliberalismo, el cáncer político, económico y social.

¿Qué significa el neoliberalismo? Es la cara joven y bruta del capitalismo, como ya hemos dicho. En síntesis, pretende que en el mundo mande el dinero y que todo se someta a él. No tiene límite en su ambición y avaricia. Para conseguir dinero y poder, se ha de explotar a los hombres al máximo, y quitarle sus derechos al respecto. No solo a los hombres, sino al planeta entero, exprimiendo y agotando todos sus recursos y fuentes productivas. Por ello, el neoliberalismo es un cáncer. Del mismo modo que las células cancerígenas van apropiándose de todo el organismo, el neoliberalismo quiere apropiarse de toda la riqueza del planeta. Y, por lo tanto, del mismo modo que las células cancerígenas acaban matando al organismo del que se alimenta, el neoliberalismo acabará con el planeta y con la humanidad entera. Las células cancerígenas no saben que al acabar y matar al organismo del que se alimentan, se mueren ellas mismas. El neoliberalismo parece no saber que, al acabar con la riqueza del planeta de la que se alimenta, y con la humanidad, también cava su propia tumba. Si. Lo saben, pero creen que eso llegará en el futuro y que en el presente ellos se enriquecen de ello. Probablemente esto tarde en ocurrir aún mucho tiempo, o no, quién sabe, porque a la velocidad que va, no faltará mucho tiempo para llegar al final total. Todo puede depender, sin embargo, de que la mayoría de la humanidad tome conciencia de ello y luche contra el cáncer social neoliberal, cortándole sus ansias depredadoras.

El neoliberalismo pretende apropiarse de todos los recursos naturales y explotar a las personas.

Su pretensión pues, es adueñarse de todos los recursos naturales, y gestionar todas las necesidades básicas de los hombres. Además de desarrollar otro tipo de necesidades que como drogas actuarán sobre la población para consumir esas necesidades inventadas. Las necesidades inventadas además de producir dinero atontan a las personas que dedicarán todas sus energías físicas y mentales a preocuparse de esto y a no pensar en sus auténticos problemas.  
Pero veamos cuáles son las necesidades básicas. La alimentación, el agua, la energía, la luz, el gas, la salud, la educación, los servicios sociales, la vivienda, los transportes, las comunicaciones, el ocio, etc., etc. (Para ocultar esto las derechas hablan de la patria, como lo más importante de la vida) El neoliberalismo se quiere apropiar de todos estos servicios, privatizarlos, gestionarlos, distribuirlos, explotarlos. Y para ello quiere quitarle al estado el derecho y la obligación que actualmente tiene para gestionar estos servicios. Para que cada ciudadano esté protegido. El neoliberalismo está en contra de los servicios públicos, quiere que todos los servicios sean privados. Que cada uno se pague sus necesidades. Y esto solo lo pueden hacer los ricos.

¿Quiénes son los neoliberales? ¿Qué personas concretas forman este estamento?  A las personas concretas es muy difícil localizarlas. Se localizan más vinculándolas a grandes empresas, bancos y corporaciones. Estas son las que gestionan realmente y detentan la riqueza.  Detrás de estas grandes empresas, están las personas que las rigen y que a su vez gobiernan el mundo.
Las empresas que ganan miles de millones al año mientras que los trabajadores pierden día a día su capacidad de adquisición. Nadie se hace rico trabajando, uno se hace rico, solo robando. Pero es un robo que está legalizado. Pagar salarios de miseria es un robo. Ganar miles de millones al año mientras sus trabajadores no llegan a final de mes es un robo. Pero es la justicia establecida. El neoliberalismo impone las leyes. Los políticos son sus lacayos, sus intermediarios, los que actúan en su nombre.  De ahí, por ejemplo, las “puertas giratorias”. Al político que se porte bien, -que haya hecho buenas privatizaciones- le nombran dirigente de su empresa con un sueldo millonario, por no hacer nada. Los ex presidentes y ex ministros españoles son ejemplo de ello. 

Políticos neoliberales contrarios a los servicios públicos que entran a gestionar los servicios públicos.


Nos preguntamos a menudo, ¿Cómo es posible que si están en contra de los servicios púbicos se presenten a unas elecciones para gobernar lo público, para gestionar los servicios públicos?
Precisamente por ello, para que una vez que accedan al gobierno, privatizar los servicios públicos. Como el estado goza de un gran capital a propósito de los impuestos y de los contribuyentes, el neoliberalismo pretende apropiarse al máximo de este capital. En lugar de que sea el estado, el gobierno, las administraciones locales, las que gestionen directamente los servicios, quieren privatizar la gestión para enriquecerse ellos.

Es lo que han hecho las políticas del PP desde siempre, pero máxime en los últimos años, porque han sido decretados con la justificación de una crisis, y se han basado en ella y justificado también, para llevar a cabo las grandes privatizaciones.
Primero, las privatizaciones no ahorran dinero, sino lo contrario. ¿Por qué va a costar más el servicio gestionado por el gobierno, cuando éste no tiene ánimo de lucro, que el servicio llevado por una empresa privada que sí busca su propio enriquecimiento?
Segundo, las crisis se generan cada cierto tiempo, precisamente para acaparar los excedentes o adueñarse de más servicios. Habría que hablar de cada cosa por separado. Privatizaciones: Teléfonos, trasportes, luz, gas, bancos, infraestructuras, etc. etc. Grandes empresa con buenos beneficios que son vendidas a un particular por 4 perras, con la excusa de que el estado necesita ese dinero. Con lo cual pierde en el futuro todos esos beneficios, los perdemos todos los ciudadanos por partida doble, porque el coste de ese servicio se hará más caro, y porque los beneficios que obtenía el estado -que ya no tiene tras su venta- los podía dedicar a servicios sociales.

¿Somos conscientes de lo que implica el neoliberalismo y quiénes son sus representantes políticos?


Si esto se tiene claro y si se es consciente de ello, ¿por qué entonces, se vota a este partido o a otro similar? Porque no se tiene claro ni se es consciente. Si la gente supiera claramente lo que es el neoliberalismo y el capitalismo y los partidos que lo representan –en España PP, C´s , y también -a medias- PSOE-  no les votarían, pero no es así. Digamos llanamente que la principal razón del voto es la ignorancia, esta sería la principal causa, aunque haya otras causas que la apuntalan: Los prejuicios, la educación basada en la obediencia, la religión, la incultura, la represión… Que además son producto de la ignorancia.
Vayamos por partes. Primero, el neoliberalismo o capitalismo que acapara todo, acapara en primer lugar los medios de comunicación, de información, de entretenimiento, como la prensa, la radio, la televisión, la propaganda, el deporte, etc. convirtiéndoles en medios de manipulación. La información, de este modo, es deformada, trastocada, convirtiéndola en lo que a ellos les interesa. Tanto los medios, como los periodistas están a su servicio, contando lo que se quiere y cómo se quiere. Los medios manipulan, cambian el sentido y la razón de las cosas. Engañan, en definitiva. Hacen creer a la ciudadanía que son libres, y que la única razón –tergiversada- es la suya. Cambian la historia. Imponen su educación. Restringen la cultura. Imponen los deportes como medios de entretenimiento, de evasión y de descarga de tensiones –y de patriotismo-.




¿Por qué el PP sigue sacando mayoría después de todos los escándalos conocidos?

Vamos a sugerir varios puntos que tienen incidencia en ello. No cabe duda de que, aunque a unas personas les influyan más unos elementos y a otras, otros, también están todos interrelacionados, e influyen unos sobre otros: Ignorancia, manipulación, leyes establecidas, religión, ideología, educación como domesticación, autoritarismo.

(1)   La ignorancia. – -Los medios de información- Aparte de estar investigado como organización criminal debido a todas las tramas de corrupción y de pagos de comisiones, de ser el partido más corrupto del mundo, el PP -y la derecha- gestiona y distribuye la ignorancia. Utiliza la mentira y el engaño permanentemente. La primera causa de su mayoría de votantes radica como ya hemos dicho en la ignorancia. La televisión y la radio públicas fue puesta a su servicio en cuanto llegó al poder. Una televisión y radio que antes era plural y de prestigio pasó a ser la principal correa de transmisión de sus intereses y mentiras. Fueron despedidos los profesionales críticos y plurales poniendo en su lugar a los domesticados y pesebreros. La mayoría del resto de los medios de comunicación privados pertenecen a la ideología neoliberal y religiosa como la cadena Cope.  

Tanto los medios públicos como estos privados son los que tienen mayor alcance llegando a las provincias y a los pueblos, que dependen prácticamente de ellos para su interesada información, aparte de las televisiones y programas basura que juegan con los instintos más burdos, la grosería, el cotilleo y la incultura.  Quedan como excepción, algunos periódicos como Público, El Diario, e InfoLibre, todos digitales y de corto alcance. Esta es una de las razones por la que en pueblos y ciudades pequeñas saquen mayoría.

(2)   La ley D´hont, por la que se rigen las elecciones. - Establece que en las ciudades pequeñas se necesiten la mitad de los votos, para sacar un diputado, que en las ciudades grandes. Esto unido al punto 1, sigue favoreciendo a los núcleos pequeños -que además son los más incultos- como determinantes. Pero otras leyes y otros dominios del poder contribuyen a esta mayoría, véase, por ejemplo, el que a los inmigrantes se les haga imposible poder votar. Millón y medio de españoles que en su mayoría votaría contra el PP, culpable de que ellos se hayan tenido que ir fuera de su tierra a buscar trabajo. 

(3)   El clero y la iglesia. - Normalmente votan a la derecha. Identifican a ésta con sus principios. ¿Pero cuáles son sus principios?  Si leemos las enseñanzas de Jesucristo esto es antagónico con lo que hace la derecha política, que generalmente también se identifica con la iglesia. Estar al lado de los pobres y los necesitados es lo que dice Jesucristo. La iglesia hace todo lo contrario. Hoy es una empresa capitalista más, guiada por los mismos principios del capitalismo, contrarios al cristianismo.  Generalmente, monjas y frailes viven encerrados en sus conventos sin conocer la realidad social. A la iglesia y sus tradiciones les sigue un reguero de beatas, cuyo único conocimiento del mundo es ir al rosario cada día. La iglesia detenta a su vez residencias de ancianos dependientes y con demencias, a los cuales los llevan a votar y les meten la papeleta en la urna. La influencia de la iglesia católica y de sus enseñanzas que todos hemos mamado y sufrido, es enorme. Está marcada en nuestra carne y en nuestro modo de obrar. Es la enseñanza de la hipocresía. 

(4)    La educación como domesticación y esclavismo. - Se nos ha educado en la obediencia a la autoridad, al orden y al poder establecido, como el valor más sagrado. Ello se ha consolidado a la vez con la represión de nuestras necesidades e impulsos más vitales. Esta obediencia es superior al pensamiento. De hecho, la represión lleva implícito el no pensar, sino el seguir las órdenes y las tradiciones. De ahí nace la incapacidad de rebelarse. De ahí nace que el pobre ame y admire al rico, y que el esclavo ame al amo. Cree que el amo o el rico son así porque son superiores. En ningún momento se plantea que pudiera ser de otra manera. Parece no tener conciencia ni siquiera de su pobreza o la asume como algo natural por la que no hay que protestar, por la que hay que resignarse.  ¿Cómo sino explicarse que no protesten por nada, ni por su bajo salario, ni por sus condiciones sociales, etc.? O que voten siempre a los que les explotan, responsables de su miseria. Cabe también añadir la devoción a la patria y todo lo que lleva consigo, las instituciones, la policía, el ejército.

Como decíamos al principio de este párrafo, todos los aspectos se influyen mutuamente, la educación, la información, la cultura, la religión, la ignorancia, el miedo… todo se une para que el explotado vote a su explotador. 

artículo relacionado: Políticos Psicópatas



No hay comentarios:

Publicar un comentario